miércoles, 2 de febrero de 2011

GLOBALIZACIÓN

Los Estados Nación, que sobreviven una profunda crisis existencial, se abren a la circulación de activos financieros, a la importación y exportación de mercancías, pero también simbólicos, los cuales, al encontrarse inmersos dentro de esta trasnacionalización, se transforman en emblemas de un imaginario supranacional. Culturas que un siglo atrás eran ajenas a la existencia cotidiana han pasado a ser parte de nuestro horizonte diario, a lo cual ha contribuido tanto los medios de comunicación de masas, como un fenómeno social moderno como lo es el turismo –el cual no deja de representar un tipo de migración temporal de carácter circular-.
Su rasgo central es la intensificación de las interconexiones entre sociedades. El fin globalizador a alcanzar sería la construcción de un mercado mundial imperial, en donde el dinero y la producción de bienes y de mensajes se desterritorialicen, y donde las fronteras nacionales y las aduanas avancen progresivamente hacia su neutralización.
Es decir, la globalización es una nueva fase del imperialismo en descomposición, que impone la dictadura del capital a todos los aspectos de las relaciones sociales de producción de los pueblos del planeta.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Exacto profe, además disgregan y fragmentan moralmente la historia y origen nacionales de los pueblos, el turismo es otra forma de atraer inversores capitalistas que lo único que hacen es explotar nuestros recursos naturales a cambio de un precio ínfimo, corrompen a todos los gobiernos del mundo con su cultura pragmática, dónde pesa más quién más tiene.
    El único fin del capitalismo americano es idiotizar a las masas y mantenerlas alineadas económica, social y tecnológicamente. Quién esté en contra de ellos simplemente los matan. Ejemplo de ello son los Iraquíes que por defender su territorio y no dejarse robar su petróleo y su cultura son asesinados brutalmente por los soldados americanos y la ONU.

    ResponderEliminar